Educar en el afecto. La importancia de las muestras de afecto en la educación

Nos preocupamos de educar las cabezas de nuestros pequeños, también nos preocupamos por enseñarles buenos modales, porque aprendan idiomas, practiquen algún deporte y desarrollen diferentes tipos de habilidades que les serán de gran utilidad para su vida como adultos.

Sin embargo en muchas ocasiones olvidamos algo muy importante para su bienestar presente y futuro, nos olvidamos de educarles en el afectoEducarles en el afecto es de vital importancia para un sano desarrollo emocional y afectivo. Siendo las muestras de afecto imprescindibles para el desarrollo infantil.

 

Educar en el afecto.


educar afecto

 

Las personas somos seres afectivos por naturaleza. Nacemos inmersos en una sociedad y desde el nacimiento establecemos vínculos y lazos afectivos con nuestros congéneres. Los afectos, por lo tanto son algo inherente a las personas, forman parte de nosotros.

A pesar de que los afectos impregnan nuestras conductas y pensamientos y nos hacen experimentar multitud de emociones, suelen dejarse de lado a la hora de la educación e incluso en nuestro día a día. Ocultamos nuestros afectos, reducimos sus muestras y reprimimos las sensaciones afectivas, creando una mezcla difícil y extraña, que es difícil de definir.

Educar en el afecto es una necesidad, se trata de hacer a los niños conscientes de sus sensaciones afectivas, del cariño, del amor. Educar en el afecto consiste en poner nombre a esas emociones, de entender nuestros vínculos y relaciones más íntimas, de saber cómo nos afectan, y de ser capaces de expresar y recibir ese afecto sin miedo. Educar en el afecto, se basa en educar para no depender, para tener afecto a los demás y tenerlo a uno mismo.

La importancia de las muestras de afecto en la educación

Las muestras de afecto son claves para el desarrollo sano. Para educar en el afecto debemos empezar por las bases, por las muestras de afecto. Normalmente reprimimos estas muestras en público y en privado las racionamos. Tenemos la idea equivocada de que mostrar afecto nos puede hacer vulnerables, de que querer a los demás nos puede hacer daño y por lo tanto es mejor ser duro y no mostrar nuestros afectos.

Pero precisamente eso nos hace más débiles, tal vez podamos reprimir las muestras de afectos, pero no podemos reprimir el afecto en sí. Esto provoca una contradicción complicada. Lo sano es dejar salir ese afecto y enseñar a los niños a expresarlo sin miedo. Solo así entenderán que querer no nos hace vulnerables, que querer a los demás es una experiencia que nos enriquece, nos hace aprender y potencia nuestro desarrollo.

Los niños necesitan muestras de afecto, necesitan percibir que les queremos y tener la seguridad de ese cariño.

Claves para educar en el afecto.

1.       Emplea las muestras de afecto.

2.    No reprimas las muestras de afecto de los niños, ni tampoco presiones las mismas. En ocasiones les obligamos a dar un beso y en otras ocasiones les reñimos porque no es el lugar adecuado para eso.

3.    No te limites solo a los gestos, acompaña los gestos de palabras, pon nombre a ese afecto.

4.    Ayuda al niño a identificar las diferentes emociones asociadas a sus afectos.

5.    Edúcales para que no se avergüencen de sentir afecto o de decir te quiero.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga