El proyecto CLIL/AICLE en nuestro centro.

Hacia una educación significativa, auténtica y motivadora.

No se trata tanto de lo que sabemos, sino de cómo lo utilizamos.”

ÍNDICE DE CONTENIDOS

  1. EL CLIL en el CEIPS Chamberí

  2. ¿QUÉ ES CLIL / AICLE?

 

  1. ¿POR QUÉ CLIL/AICLE?

  2. EXPLORANDO LAS LENGUAS

  3. EL LENGUAJE Y LAS CAPACIDADES COGNITIVAS

  4. RESPUESTAS A PREGUNTAS FRECUENTES

  5. NUESTROS ALUMNOS EN ACCIÓN

  6. ALGUNOS EJEMPLOS DE NUESTROS PROYECTOS


 

  1. EL CLIL en el CEIPS Chamberí

El proyecto CLIL se ha ido implementando en el CEIPS Chamberí de manera paulatina y en diferentes fases. Originariamente, comienza como una ambiciosa idea del titular de este colegio en su búsqueda continua por mejorar la calidad educativa ofrecida en el mismo. En el curso académico 11/12, esta ambiciosa idea se hace realidad y se comienza una experiencia piloto con los alumnos de 3º de primaria en la asignatura de Conocimiento del Medio, que desde entonces pasaría a denominarse Science. Animados por los buenos resultados obtenidos y el reconocimiento de la gran labor desempeñada, se decide dar continuidad al proyecto en el siguiente curso 12/13. Ese año comenzaría a implementarse el proyecto en los cursos de 1º, 2º, 3º y 4º de primaria con resultados igual de positivos.

En este curso académico 13/14, el proyecto va por su tercer año y siguiendo en su línea de consolidación, se ha extendido al curso de infantil (5 años) y a 5º de primaria. Nuestra intención es continuar con este trabajo hasta completar la implementación del CLIL en toda la educación la educación infantil y primaria, momento en que culminará el proceso comenzado tres años atrás.

  1. ¿QUÉ ES CLIL / AICLE?

 

AICLE son las siglas de Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguas Extranjeras (en inglés, CLIL o “Content and Language Integrated Learning”). El Aprendizaje Integrado de Lenguas Extranjeras y otros Contenidos Curriculares implica estudiar asignaturas como la historia o las ciencias naturales en una lengua distinta de la propia.

Cada clase de AICLE tiene dos objetivos: uno relacionado con el aprendizaje de la materia; el otro ligado al aprendizaje del idioma. Esta es la razón por la que a AICLE se la conoce como educación con doble finalidad y resulta muy beneficioso tanto para el aprendizaje de otras lenguas (francés, inglés,...) como para las asignaturas impartidas en dichas lenguas.

El énfasis de AICLE en la “resolución de problemas” y “saber hacer cosas” hace que los estudiantes se sientan motivados al poder resolver problemas y hacer cosas incluso en otras lenguas.

AICLE puede llevarse a cabo de maneras muy diferentes. Por ejemplo, desde con niños de 8 años que reciben “duchas” de 30 minutos semanales, en las que los contenidos se trabajan a través de canciones y juegos, hasta con alumnos de 13 años en las que la mitad de las asignaturas se imparten, de modo integrado, en uno o más idiomas.

Se han obtenido buenos resultados con una muy variada gama de aprendizajes de AICLE, y parece claro que, empezando con pequeñas dosis de AICLE, se puede llegar muy lejos para satisfacer las ansias de los jóvenes por aprender a resolver problemas y comunicarse eficazmente en un idioma.

  1. ¿POR QUÉ CLIL/AICLE?

Imagínense aprender a tocar un instrumento musical como el piano sin haber podido tocar su teclado jamás. Imagínense cómo sería aprender a jugar a fútbol sin tener la oportunidad real de chutar nunca un balón. Para aprender a tocar un instrumento o jugar a fútbol, se requiere llegar a poseer unos conocimientos a la vez que desarrollar unas destrezas. Es decir, aprenderemos a tocar bien sólo si, a la vez que adquirimos conocimientos sobre los instrumentos, tenemos múltiples y continuadas oportunidades de utilizarlos, practicar y experimentar con ellos al mismo tiempo.

Tanto en la escuela como después de clase, en casa, los alumnos de música tienen la posibilidad de practicar un instrumento, pero, si no es así, si no disponen de la posibilidad de practicar lenguas extranjeras, aquello que se ha estado aprendiendo en las clases se malgastará en buena parte. AICLE ofrece la posibilidad de impedir que se desperdicien los conocimientos adquiridos en las clases de idioma, al ofrecer a los jóvenes la posibilidad de practicar lo que han aprendido mientras aprenden otros contenidos curriculares.

Cuando niños, todos aprendemos muy rápidamente las lenguas que se emplean en el ámbito familiar, las que se utilizan en nuestras casas, casi sin darnos cuenta y sin esfuerzo. No nos las han de “enseñar”, las “adquirimos”. Las lenguas se aprenden de un modo más eficaz cuando podemos usarlas en situaciones reales. En el aula AICLE, estas situaciones reales se dan cada día y ello permite que los alumnos usen lo aprendido inmediatamente. Es precisamente esta inmediatez la que hace que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea significativo y motivador.

La naturalidad que proporciona AICLE parece ser uno de los factores clave tanto del éxito del aprendizaje de las asignaturas como del aprendizaje de las lenguas en las que se imparten.

Hay unos pocos que disfrutan analizando y diseccionando las lenguas, y otros, la mayoría, que prefieren poder utilizarlas, poder comunicarse en ellas. AICLE ofrece una oportunidad adicional de experimentar con las lenguas, de utilizarlas y de emplearlas para desarrollar las habilidades comunicativas en el marco escolar.

AICLE brinda oportunidades a los alumnos para utilizar otras lenguas de forma natural, hasta el punto de que lleguen a olvidarse de que están aprendiendo un idioma y se concentren en los contenidos que están aprendiendo. Así aprenden tanto a utilizar las lenguas como las materias impartidas en dichas lenguas.

  1. EXPLORANDO LAS LENGUAS

La capacidad para utilizar una lengua va más allá de poseer un vocabulario extenso o conocer unas reglas gramaticales, o pronunciar y ser capaz de articular correctamente frases aprendidas.

Deberíamos utilizar las lenguas como herramientas para comunicarnos y aprender lo antes posible, en lugar de acumular conocimientos sobre ellas sin llegar nunca a ponerlos en práctica por incompletos.

AICLE facilita la práctica de las lenguas y consigue despertar actitudes muy favorables en los jóvenes respecto a la utilización, desde el inicio, de otras lenguas, aunque a primera vista los primeros logros sean muy modestos. Cuanto antes se empiece a comunicar y utilizar la lengua para aprender otros contenidos curriculares, antes se verá que la consecución de estos objetivos dobles es plausible.

  1. EL LENGUAJE Y LAS CAPACIDADES COGNITIVAS

Un niño que aprende diferentes lenguas desarrollará mejor sus procesos cognitivos. Es por ello que la habilidad para pensar y discurrir en diferentes lenguas supone una ventaja.

La habilidad para utilizar diferentes lenguas, aunque sea de un modo muy limitado, tendrá probablemente un impacto positivo en el desarrollo de las capacidades cognitivas de nuestros hijos.

AICLE no busca sólo las competencias lingüísticas. Dados los distintos horizontes cognitivos que se pueden alcanzar como resultado de trabajar en otras lenguas, AICLE también tiene un impacto en la conceptualización, es decir, en cómo pensamos. Ser capaz de pensar sobre algo en lenguas diferentes enriquece nuestra comprensión y ayuda al alumno a ir en busca de niveles de aprendizaje más sofisticados.

En AICLE se facilitan situaciones en las que la atención de los alumnos se centra en una actividad de aprendizaje que no es una actividad de lengua en sí misma. Por tanto, lo que se consigue es facilitar oportunidades para “pensar”, discurrir en esa lengua.

  1. LA DIMENSIÓN SOCIAL DE CLIL/AICLE

AICLE no es nuevo; al contrario, se ha utilizado durante siglos.

Las diferentes culturas, sabiendo que los ciudadanos debían poseer el don de la palabra en más de una lengua, llevaron a cabo experiencias que podríamos calificar de AICLE.

Sin embargo, estas oportunidades educativas se han visto desgraciadamente restringidas a reducidos grupos de alumnos que, por una u otra razón, formaban parte de la élite socio-económica o política. Incluso ahora, en algunos países europeos, sólo las escuelas más privilegiadas, a menudo privadas o en algunos casos concertadas, cuentan con la posibilidad de garantizar que parte de sus alumnos domine más de una lengua además de la propia.

AICLE nos ofrece a todos la oportunidad de desmantelar tan injusto y negativo legado del pasado facilitando a todos los jóvenes, con independencia de la edad y posición económica, la habilidad de adquirir y aprender otras lenguas de un modo significativo.

  1. RESPUESTAS A PREGUNTAS FRECUENTES

P: ¿Puede el aprendizaje integrado de contenidos curriculares en otras lenguas distintas de las propias dañar las lenguas maternas de los alumnos?


R: En AICLE velar por el desarrollo apropiado de la lengua materna es de crucial importancia. No hay que olvidar que la integración de contenidos curriculares con el aprendizaje de otras lenguas -distintas de la propia- no se limita al aprendizaje de idiomas, sino al desarrollo de las habilidades lingüísticas de los alumnos, incluyendo, por supuesto, el desarrollo de las capacidades lingüísticas en lengua materna.

Puede que los niños mezclen al principio algunos sonidos y palabras al operar en más de una lengua y haya cierto nivel de interferencia, pero las interferencias son propias del proceso normal de aprendizaje de las lenguas y no un indicio de problema.

P: ¿Aprenderá mi hijo los contenidos curriculares tan bien como si los estudiara en su lengua materna?


R: Sí, si bien el proceso se ralentizará un poco, particularmente al principio. Incluso existe la posibilidad de que el aprendizaje resulte más beneficioso si se lleva a cabo en otra lengua distinta de la propia. Ello se debe, por un lado, a que los niños tienen que esforzarse para decodificar la información vehiculada en esa otra lengua y, por el otro lado, al esfuerzo adicional del profesorado por hacer llegar a todos los alumnos la información y contenidos que se encuentran en una lengua distinta de la propia. También es importante la mayor motivación de los alumnos, resultado de la sensación de reto a la vez que de interés que los aprendizajes de AICLE despiertan en muchos alumnos.

P: ¿Qué pasa si mi hijo no es tan bueno para las lenguas como el resto de sus compañeros?


R:Todo el mundo tiene capacidades diferentes en lo que al dominio de lenguas se refiere, con independencia de la lengua en cuestión. En las clases de AICLE siempre se da por sentado que es necesario un tratamiento de la diversidad, no sólo por lo que al aprendizaje de lengua se refiere sino también en lo relativo al aprendizaje de los otros contenidos curriculares, a las destrezas y procedimientos inherentes a los mismos.

La metodología de enseñanza-aprendizaje en AICLE presupone no sólo la atención a la diversidad sino también que los alumnos utilicen activamente la lengua de instrucción en clase y con sus compañeros. Todos los alumnos se pueden beneficiar de AICLE y no sólo aquéllos que aparentemente estén mejor predispuestos para las lenguas.

P: ¿Debería mi hijo poseer unos conocimientos previos de la lengua en la que se va a impartir la instrucción de AICLE, como por ejemplo haber vivido en un país en el que se hable dicha lengua o usarla con amigos, conocidos o familiares antes de empezar AICLE?

R: Cada clase de AICLE debe empezar al nivel que sea adecuado para los alumnos implicados. La mayoría de clases de AICLE empieza bajo la premisa de que los alumnos no tienen conocimientos previos de la lengua escogida, especialmente si se empieza a edades tempranas. Puede constituir una ayuda pero no es un requisito.

P: ¿Será mi hijo bilingüe como resultado de las clases de AICLE?

R: En un sentido amplio, una persona bilingüe es una persona capaz de usar, en alguna medida, dos lenguas. El término plurilingüe se usa cada vez con mayor frecuencia para describir a quienes pueden utilizar en distintos grados más de dos lenguas.

Antes se creía que una persona bilingüe era quien podía utilizar dos lenguas del mismo modo en que lo harían nativos de las mismas. Pero esta definición no tiene en cuenta los diferentes tipos de conocimiento y habilidades que cada uno posee al utilizar una lengua en particular. Dicho de otro modo, una persona bilingüe es una persona que tiene la capacidad de utilizar más de una lengua para llevar a término ciertas funciones y tareas. Por ejemplo, puede ser capaz de hablar correctamente en una lengua y de leer y escribir bien en otra.


P: ¿Es probable que mi hijo tenga que esforzarse más y posiblemente estar más estresado como consecuencia de las clases de AICLE?


R: Las clases de AICLE pueden parecer más exigentes por el simple hecho de que escuchar, leer y hablar en otra lengua, distinta de la propia, es un proceso más fatigoso, hasta que uno se acostumbra. Por tanto, es posible que las clases de AICLE supongan al principio una carga adicional para el niño, pero corresponde al centro asegurar que esta fase inicial -de una posible mayor tensión- se mantenga dentro de unos límites razonables. No hay que olvidar que el trabajo en las clases de AICLE está altamente contextualizado, es significativo, si bien no necesariamente por ello resultará siempre entretenido. Si nuestros hijos disfrutan con las clases de AICLE, las exigencias adicionales que éstas supongan no constituirán un problema. Es responsabilidad de cada centro escolar minimizar el posible estrés que puedan experimentar nuestros hijos en las clases de AICLE como lo es en cualquier otro tipo de clase o experiencia.

 

P: ¿Cuales son las responsabilidades de los padres en AICLE?

R: Conviene que los padres, como en cualquier otra cuestión educativa, se involucren y participen activamente en los procesos de AICLE, brindando cualquier tipo de ayuda que estimen relevante. La clave de la corresponsabilización de los padres en las experiencias de AICLE podría resumirse diciendo: “No limiten su interés al inicio o al final del proceso sino asegúrense de participar activamente y corresponsabilizarse a lo largo de todo el proceso”. Mostrar un interés activo supone que los padres dialoguen con sus hijos de modo que puedan ser partícipes de sus éxitos y de sus preocupaciones durante todo el proceso de aprendizaje de AICLE. Los padres de niños pequeños no deben olvidar que el aprendizaje de AICLE no sólo se circunscribe al ámbito escolar, dado que el hogar es el lugar más importante para el desarrollo de las capacidades comunicativas de los alumnos, en particular de sus lenguas maternas o propias.

 

P: ¿Es importante que los padres hablen la lengua de instrucción utilizada para el aprendizaje de AICLE?


R: No, en algunos casos a los estudiantes puede gustarles actuar en el papel de profesor con sus padres. Es importante que los padres muestren interés y busquen oportunidades para activar el uso de la lengua.

P: ¿Qué pasa si no puedo ayudar a mi hijo a hacer sus deberes?

R: Los niños deben poder hacer la mayor parte de sus tareas sin ayuda alguna por parte de sus padres y madres. Si éste no fuese el caso, el profesorado debería garantizar los ajustes necesarios para que los deberes pudieran llevarse a cabo. Una de las características de la metodología de AICLE es que pone el énfasis en el trabajo en grupo, en la resolución de problemas en clase. A menudo, la cooperación entre alumnos resulta beneficiosa para enfrentarse a las dificultades tanto de las tareas de clase como de los deberes. En AICLE, los profesores acostumbran a guiar y orientar concienzudamente a los alumnos así como a prevenir y canalizar los posibles problemas que en la ejecución de las tareas encomendadas puedan surgir.

P: ¿Tendré que gastar más dinero en materiales si mi hijo va a clases de AICLE?


R: Esto depende de la política escolar respecto a la disponibilidad de materiales. Pero si desean apoyar activamente el desarrollo de AICLE en casa, es probable que implique invertir en pequeños extras.

P: ¿Quiénes son los profesores en AICLE?

R: Se ha demostrado que los mejores profesores de AICLE son aquellos que comparten la lengua materna con sus alumnos (y por tanto son capaces de entender cualquier consulta formulada en la lengua materna de los alumnos) a la vez que dominan y se relacionan con ellos en la lengua de instrucción. Ello es así porque probablemente estos profesores son particularmente sensibles a cómo los niños aprenden sus lenguas maternas y a las posibles transferencias entre ambas.

P: ¿Utilizará el profesor la lengua materna de los alumnos si la situación se torna lo suficientemente difícil como para impedir la comprensión de los contenidos?


R: La mayoría de las clases de AICLE suponen el uso de dos o más lenguas, las lenguas maternas de los alumnos y la lengua de instrucción de AICLE. Por lo general, el profesor tiende a fomentar y utilizar la lengua de instrucción de AICLE pasados los estados iniciales, sin excluir, sin embargo, el uso de las lenguas maternas. Todo depende de la edad de inicio, el dominio de la lengua de instrucción que tengan en cada momento los alumnos, la intensidad del programa de AICLE, los años de instrucción de AICLE transcurridos, etc. Es por ello que los aprendizajes de AICLE son conocidos como aprendizajes integrados, dado que no excluyen el cambio de una lengua a otra si ello supone un beneficio para los alumnos.

P: ¿Fomenta AICLE una política multicultural que reconoce la importancia de la lengua materna de todos los alumnos o se centra sólo en la lengua de instrucción de AICLE?


R: El aprendizaje de AICLE se lleva a cabo en una lengua distinta de la lengua materna de los aprendices, si bien en combinación con las lenguas propias de los mismos. Así por ejemplo, en Portugal la lengua de instrucción de los aprendizajes de AICLE puede ser el francés al tiempo que la otra lengua es el portugués. Sin embargo, uno de los logros más destacables de AICLE no es tanto conseguir una misma competencia lingüística en ambas lenguas como establecer una actitud de “puedo hacerlo” “sé cómo hacerlo” hacia el aprendizaje de lenguas en general. Por tanto, la lengua de instrucción de aprendizaje de AICLE constituye una plataforma desde la que los jóvenes pueden, en última instancia, interesarse por otras lenguas. En el caso que la lengua materna del alumno no sea la mayoritaria de la comunidad, AICLE puede ser de gran utilidad, tanto para sensibilizar al resto de los compañeros de clase, como para facilitar el aprendizaje integrado del alumno de la lengua de la comunidad y la de instrucción.

  1. NUESTROS ALUMNOS EN ACCIÓN

Esta sección muestra algunos vídeos de nuestros alumnos realizando presentaciones como parte de sus tareas finales propias de la asignatura de Science en el aula. Para ver los vídeos pulse aquí.


 

  1. ALGUNOS EJEMPLOS DE NUESTROS PROYECTOS

Esta sección muestra fotos de algunos de los proyectos o tareas finales llevadas a cabo en el en la clase de Science. Para acceder a ellas pulse aquí.


 

*La información mostrada anteriormente ha sido extraída del artículo “Usar las leguas extranjeras para aprender y aprender a usar las lenguas extranjeras”, escrito por Mª Teresa Navés y Carmen Muñoz, Universidad de Barcelona.